Parte XIV: Un plan de locos

31/05/2015

No te preocupes por eso niña.– El hombre interrumpió sus pensamientos con un gesto de la mano.- Está todo pensado. ¿Quién iba a buscarte en la comitiva del propio embajador?

Que ¿Qué?.- Farfulló la niña, ahogando un acceso de tos.- ¿Has perdido el juicio?.– Exclamó por fin tras recuperar el aliento.- ¡No voy a pasar semanas con un hombre del duque! ¿Y si entro en trance? ¿Y si me descubre?

No, no.– Ilkin negó con la cabeza, totalmente convencido.- Apenas estarás con ellos unos días, hasta que alcancéis una pequeña aldea en la linde del bosque de Jeyde. Durante ese tiempo serás una simple criada que aprovecha el viaje de los soldados para ir a visitar a su madre enferma.– Se recostó en su silla.- Por supuesto tendrás que colaborar en las tareas, su compañía no será gratis. Pero tendrás montura y comida, y protección al menos hasta que lleguéis al bosque.

Shana apretó los puños con fuerza, tratando de contener el grito de frustración que amenazaba con escapar de su garganta. Ni siquiera se había molestado en responder a su pregunta.

¿Y qué pasa si tengo una visión?.– Repitió irritada.- ¿Qué pasa si me desmayo en pleno viaje?

Seguro que se te ocurrirá algo.– Respondió el mago restando importancia al asunto.- Y si pierdes el conocimiento en los caminos, siempre será mejor que haya alguien cerca para socorrerte, ¿No crees? ¿Qué pensabas hacer tú sola? Podrías caerte del caballo y romperte el cuello.– Exhaló un largo suspiro.- Cuanto más tiempo viajes acompañada mejor, ya deberías saberlo.

Puedo atarme a la silla.– Refunfuñó ella de malas maneras.- Ya lo he hecho otras veces.

Aham.– Asintió el hombre con gesto condescendiente, empeorando aún más el humor de la muchacha.- Y exactamente, ¿Cómo de consciente eres de lo que te rodea mientras estás en trance?.– La instigó con determinación.- Porque imagino que sabrás que el camino a la capital es uno de los más transitados del reino. Y los bandidos, claro, pero supongo que también estarás al tanto de eso. Seguro que eres capaz de arreglártelas muy bien tu sola.

La niña rechinó los dientes con rabia, bajando la vista para evitar mirarle a los ojos. Tenía los puños sobre el regazo, cerrados con tanta fuerza que podía notar las uñas atravesarle la piel. Intentaba controlar la furia, en gran parte provocada por saber que el mago tenía toda la razón.

A pesar de ser capaz, después de muchos años, de predecir con dudosa exactitud cuándo ocurriría, seguía perdiendo el conocimiento al entrar en trance. Durante sus visiones no era más que un títere, una niña completamente indefensa incapaz de reaccionar ante el menor de los peligros. Y eso era algo que siempre le había costado aceptar.

No seas tonta, niña.– Ilkin respiró hondo, mirándola con preocupación.- Estarás bien.

Shana asintió disgustada, pero no levantó la vista del suelo. Tampoco es que tuviera un plan mejor.

Bien.– Continuó el mago, esbozando una sonrisa.- Entonces hablemos del viaje. Necesitarás dinero cuando os separéis, y también un mapa.– Mientras hablaba comenzó a rebuscar entre los papeles del escritorio hasta encontrar un viejo pergamino que mostraba el reino de Maelür, cuya la tinta parecía desvaída por el tiempo y la humedad.- Este servirá.

Alisó el arrugado mapa con las manos, sujetando una de las esquinas mientras alcanzaba con la diestra la pluma y la mojaba en el tintero. Trazó una gruesa línea por el camino que comunicaba el castillo de Jhasn con las montañas de Iäa Kruun, haciendo un enorme punto negro en su destino.


Continúa leyendo en la Parte XV: Últimos detalles.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: