Parte II: Solo un nombre

11/10/2015

¡Pero eso no es justo!.– Se quejó de nuevo el chiquillo, aunque en esa ocasión se aseguró de hablar lo suficientemente bajo como para que no le oyera nadie más.

La muchacha fingió pensárselo durante un momento, se terminó la galleta y miró atentamente al ladronzuelo antes de negar con la cabeza una vez más. Sin poder contenerse se mordió con fuerza el labio inferior, tratando de evitar la sonora carcajada que le subía por la garganta al ver la expresión llena de indignación que acababa de aflorar al rostro del chiquillo.

Vale, vale, está bien.– Rió finalmente, incapaz de reprimirse por mucho más tiempo. Con gran esfuerzo, se obligó a serenarse lo suficiente para volver a hablar.- Shana. Me llamo Shana.

Vaya nombre más raro tienes.– Refunfuñó él entre dientes, y se dejó caer contra el árbol con pesadez.

¡Tú sí que eres raro!.- Exclamó la niña, visiblemente molesta.- ¡Sí lo sé no te digo nada!

Indignada, intentó darle una patada en las costillas pero, con las manos aún atadas, las cuerdas con las que le ataban los tobillos siempre que se detenían más de unos pocos minutos la hicieron perder el equilibrio. Consiguió mantenerse en el sitio de milagro, haciendo verdaderas cabriolas para evitar caerse de bruces al suelo.

El joven levantó las manos en señal de rendición y dejó escapar una sonora carcajada, divertido al ver su reacción, y la posición tan ridícula en la que se había quedado. Ella frunció el ceño con más fuerza, se revolvió para intentar levantarse y, al darse cuenta de que era imposible que lograra hacerlo sola, arrugó la nariz en un mohín de desaprobación sin quitarle los ojos de encima.

No volveré a hablar contigo jamás.– Gruñó la muchacha con gesto ofendido.

La sonrisa burlona de Iohan desapareció con brusquedad al escuchar aquellas palabras y, con la mirada repleta de genuina preocupación, se inclinó a su lado para ayudarla a enderezarse por completo. Shana giró la cabeza, dándole la espalda.

Era broma.– Murmuró con tristeza.- No te enfades…

El tono de su voz sonaba tan roto y sincero que la niña no fue capaz de reunir la fuerza necesaria para evitar la expresión de su rostro. Relajó las facciones y alzó la vista con lentitud, más sorprendida por el comportamiento del muchacho que conmovida por su arranque de compasión.

Le observó un rato. No tenía razón alguna para tratar de ganarse su confianza, al fin y al cabo, era ella la que estaba atada de pies y manos, y vigilada constantemente. Y sin embargo parecía estar totalmente decidido a conseguirlo.

Pestañeó un par de veces para aclararse la vista, esperando curiosa a ver sí intentaba decir algo más. Pero el chico parecía paralizado, y permaneció mudo y con la misma expresión melancólica pintada en la cara hasta que ella rompió el incómodo silencio que les rodeaba.

¿Porqué te importa tanto lo que yo piense de ti?.– Preguntó de repente poniéndose seria.- Soy tu prisionera, no tu amiga.

Iohan se encogió de hombros con pesar, y en sus ojos oscuros Shana pudo leer la batalla que se estaba librando en su interior. Casi podía ver como en su mente, lo que quería y lo que sentía que debía hacer luchaban ferozmente por coexistir. Y eso la dejaba a ella en una situación muy confusa.

Turbada, tardó unos segundos en decidir qué hacer. Finalmente se rodeó las piernas con los brazos, pensativa, y apoyó la barbilla sobre el hueco que se había formado entre sus rodillas. Era la única posición mínimamente cómoda que podía adoptar con su limitada capacidad de movimiento.

Dejó escapar un gemido de desesperación, y una vez más clavó la mirada en el chico.


Continúa leyendo en la Parte III: Temblores

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: