Parte III: Temblores

18/10/2015

No es eso.– Respondió él con un suspiro entrecortado y, avergonzado, escondió la cabeza entre sus brazos.- Tú no tendrías que estar aquí. Ese no era el plan.

Fue entonces cuando lo comprendió todo. Aquél inocente comentario hacía que, de repente, todo lo que llevaba ocurriendo desde hacía días cobrara sentido. La niña se incorporó con suavidad y, clavando la vista de nuevo en el muchacho, cogió una gran bocanada de aire para prepararse antes de formular la pregunta que le estaba quemando detrás de la lengua.

Eras tú el que me seguía aquél día por el bosque, ¿Verdad?.– Susurró por fin con un hilillo de voz.

Un leve movimiento de cabeza fue lo único que logró sonsacarle como respuesta. El pobre chiquillo parecía estar incluso más afectado que ella, y se resistía a permitir el más leve contacto visual que pudiera hacerle perder la poca compostura que le quedaba.

Ya no puedes hacer nada para arreglarlo.– Gruñó la niña con frustración, y volvió a hundir la cabeza entre las rodillas.- Excepto dejar que me escape, por supuesto. Pero imagino que no te sientes tan culpable como para dejarme hacer eso…

Le miró de reojo a través de la estrecha rendija que se abría entre las mantas que estaba usando para calentarse, y pudo ver con total claridad cómo sus sospechas se confirmaban. Iohan palideció de golpe al escuchar su sugerencia, tanto que llegó a pensar que iba a perder el conocimiento de la impresión.

El muchacho hiperventilaba, y sus ojos estaban tan abiertos por la sorpresa que parecía que se le iban a salir de las órbitas de un momento a otro. Por un instante, la muchacha casi habría jurado que había dejado de respirar.

No…no…¡No puedo hacer eso!.– Masculló a punto de dejarse llevar por el pánico.

Anonadada, Shana vio como el chico miraba con terror a todas partes de forma casi compulsiva, e incluso se aseguraba de que ni uno solo de los bandidos que charlaban junto a la hoguera se hubiese acercado a ellos oculto por la oscuridad y los troncos de los árboles. Estaba completamente paranoico.

La muchacha intentó decir algo, tranquilizarlo de algún modo temerosa de que su extraño comportamiento llamase la atención de sus captores y los atrajese hacia ellos. Sin embargo, no había abierto aún la boca cuando Iohan se llevó el dedo índice a los labios y le chistó con brusquedad para impedir que hablara.

No lo entiendes.– Susurró medio histérico, y se arrastró las manos por el cabello oscuro en un gesto de nerviosismo.- ¡No puedo hacerles eso! Yo…yo…- Tragó saliva con dificultad.- Se lo debo…

El brillo de sus ojos se fue apagando a medida que hablaba, y Shana no pudo evitar exhalar un suspiro de alivio. El muchacho estaba tan inquieto que ni siquiera se había dado cuenta de lo mucho que había levantado la voz. Tenía la mirada perdida en el horizonte, y le temblaban las manos a pesar de las mantas con las que se cubría para mantener alejado el frío.

Parecía hipnotizado. El sólo pensamiento de traicionar a los que consideraba sus compañeros le aterrorizaba, y Shana comprendió que jamás podría persuadirle, que nunca se atrevería a hacer nada que implicase desobedecer al líder de la banda de ladrones.

¿Se lo debes? ¿Como que se lo debes?.– Preguntó curiosa entre susurros, tratando de no alarmarle todavía más.- ¿Por qué?

Le concedió unos minutos para volver en sí mismo antes de contestar. Sabía que podía haber intentado convencerle de que no tenía razón, de que estaba mucho mejor sin ellos, pero les tenía demasiado miedo, y la niña era perfectamente consciente de que no conseguiría hacerle cambiar de opinión.


Continúa leyendo en la Parte IV: Delincuentes.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: