Parte IV: Factor sorpresa

04/01/2016

Respiró hondo. No podía esperar más si quería llegar a alguna parte antes de que los templarios se dieran cuenta de que se había marchado. Aspiró profundamente, intentando reunir el valor necesario, y en un arranque de valentía, comenzó a andar a paso ligero hacia el campamento de los bandidos. Quizá, si llegaba antes de que la batalla estuviese en pleno apogeo, pudiese llevarse al muchacho sin llamar demasiado la atención.

Trató de hacer memoria para volver sobre sus propios pasos, caminando despacio entre los arbustos, ocultándose todo lo que bien que podía en aquellas circunstancias para evitar ser descubierta por los guerreros de la Orden. Tenía los nervios a flor de piel, y se detenía cada pocos segundos sobresaltada por los sonidos que se escuchaban por delante de ella. No podía dejar que nadie la viera antes de llegar hasta Iohan.

A pesar de la lentitud con la que avanzaba, alcanzó el campamento de los bandidos justo a tiempo para ver como los templarios se abalanzaban sobre los ladrones, que conversaban tranquilamente en un círculo alrededor de la hoguera. El murmullo y las conversaciones que llenaban aquella parte del bosque se rompieron bruscamente con el grito de los guerreros, que alzaron la voz al unísono mientras corrían hacia el fuego empuñando sus armas con fiereza.

¡¡¡μαψ ορδερ ρυλε τηε ωορλδ!!! La frase retumbó por todo el claro poco antes de que el aire se llenara del ruido del metal al chocar entre sí, y de los gritos de los sorprendidos delincuentes al verse bajo ataque. Shana no tenía la menor idea de lo que significaban aquellas palabras, pero sí recordaba haberlas escuchado infinidad de veces a las sacerdotisas del templo en el que había pasado casi toda su infancia.

Con el corazón latiéndole con violencia dentro del pecho, la muchacha se acercó al campamento muy despacio, procurando permanecer oculta entre la vegetación que rodeaba el austero refugio que habían montado sus secuestradores. Buscaba a Iohan con la mirada, moviéndose con precaución a través de los arbustos mientras bandidos y templarios se enzarzaban en una lucha sin sentido que ya tenía un claro ganador antes siquiera de haber empezado.

Y entonces le vio. El joven se había quedado paralizado durante unos instantes al ver las brillantes armaduras de los guerreros, pero una vez recuperada parte de su frágil compostura, se lanzó sin ningún tipo de cuidado hacia los zurrones que se apilaban junto a un árbol. Rápidamente, escogió una de las mochilas que se amontonaban en el suelo y buscó con desesperación algo con lo que defenderse.

Shana se permitió exhalar un suspiro de alivio al verle lejos del centro del conflicto pero, para su desgracia, esa tranquilidad solo le duró unos segundos. Aprovechando que los tres templarios estaban demasiado ocupados tratando de reducir a sus compañeros, el chico había logrado hacerse con una daga de apenas medio palmo de longitud. La alzaba triunfante sobre su cabeza cuando por fin la niña consiguió llegar hasta él.

Shana no necesitó que pararse a preguntar para saber cuáles eran las intenciones del impulsivo muchacho. Sin prestarle la menor importancia ya a lo que podría ocurrir si alguien se percataba de su presencia, la chiquilla salió atropelladamente de su escondite y se arrojó sobre un desprevenido Iohan para evitar que cometiera una estupidez.

Actuó justo a tiempo. Un solo segundo más de duda y la manga de camisa que sujetaba con todas sus fuerzas se le habría escurrido entre los dedos, llevándose con ella la única oportunidad que le quedaba de salir de allí y escapar de los templarios. Dio un fuerte tirón, y el muchacho perdió el equilibrio cayendo al suelo de espaldas sin poder hacer nada para amortiguar el golpe.


 Continúa leyendo en la Parte XV: Magia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: