Parte I: En ninguna parte

17/01/2016

Tras un buen rato intentando despertarle sin ningún resultado, Shana se dejó caer sobre la hierba con un suspiro de resignación. El esfuerzo del muchacho al utilizar sus poderes, a pesar de haber sido algo totalmente involuntario, debía de haber resultado agotador. Era la única explicación que era capaz de encontrar para que se quedase tan profundamente dormido.

Con sumo cuidado, registró los bolsillos de la ropa de Iohan en busca de algo útil que les ayudara a pasar la noche. Ella había perdido todo su equipaje, y el resto se había quedado atrás cuando aparecieron de repente en aquel lugar. Cualquier cosa, aunque sólo fuera un triste pedazo de yesca con el que encender un fuego, no les habría venido nada mal. Pero no tuvo tanta suerte.

Reprimió un gemido de frustración y arrugó la nariz en un mohín de disgusto. Aparte de unas cuantas pelusas que le dejaron los dedos pegajosos, y otros tantos agujeros repartidos en las prendas, el pequeño delincuente no tenía en su poder absolutamente nada. Solo su monedero.

Desató los cordones que ataban la bolsa a su cinturón y la agitó con suavidad para escuchar el tintineo de las monedas que guardaba en su interior. No había demasiadas, y lo cierto es que se lo esperaba, pero era mejor que nada. Serían suficientes para compensar, al menos hasta cierto punto, todo lo que le habían arrebatado cuando la capturaron.

Suspiró de nuevo mientras jugueteaba con las cuerdas entre los dedos. Sabía que robarle estando inconsciente debía de hacerle sentir mal, aunque solo fuera un poco, pero cuanto más se repetía mentalmente como tenía que ser, menos convencida estaba de que lo que hacía estuviese mal. Después de todo, era culpa suya que hubiese perdido todo lo que tenía. Que menos que devolverle algo.

Guardó el monedero en la doble costura de su falda y se levantó del suelo con desgana. Después de pensarlo un rato, decidió caminar un par de metros alejándose lo menos posible para buscar leña y hojas secas con las que construir una pequeña hoguera. No quería internarse demasiado en el bosque mientras Iohan estuviera inconsciente, pero tampoco es que tuviera otra opción. Sin mantas con las que taparse durante la noche, tenía que encender el fuego pronto o morirían de frío en pocas horas.

Durante mucho tiempo, la niña dormitó de mala manera apoyada sobre el tronco de un árbol, mientras vigilaba la precaria fogata para evitar que se apagara antes del amanecer. Por suerte, estaban en una zona bastante protegida del viento, rodeada de vegetación, lo que le facilitó mucho la tarea.

Por fin, cuando el cielo ya clareaba y el sol anunciaba el nuevo día desde el horizonte, el chiquillo despertó. Se incorporó con dificultad y miró a su alrededor, confundido. Sabía que buscaba algo en concreto, algo que, sin dudarlo un solo segundo, Shana asumió que sería el campamento de sus compañeros de viaje. Carraspeó para llamar su atención y se acercó a él con gesto cansado.

No los vas a encontrar aquí.– Murmuró entre bostezos.- Ni en ninguna otra parte, probablemente. Ya no.

Iohan se giró hacia ella con sobresalto al oírla hablar. No parecía comprender del todo bien donde se encontraban, o qué había ocurrido que les había llevado hasta allí. La niña se mordió el labio inferior con preocupación, pero al verle tan confuso, prefirió no seguir insistiendo.

¿Dónde estamos?.– Preguntó por fin el muchacho frotándose la cabeza con la diestra.

Esperaba que tú me lo dijeras.– Respondió ella, inclinándose adormilada.- Estaba intentando sacarte de aquella carnicería, y de repente estábamos aquí. El campamento había desaparecido y tú estabas inconsciente, tirado ahí en el suelo delante de mí.


Continúa leyendo en la Parte II: Resignación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: