Parte IV: Cambio de rumbo

07/02/2016

¿Ia Kruun? ¿El anillo montañoso del norte?.– Preguntó el joven algo descolocado.- ¿Qué diablos tienes que hacer tú en ese páramo helado?

No es un páramo.– Rió la chiquilla al ver su expresión de extrañeza.- Al menos eso creo. La verdad es que nunca he estado allí.– Hizo una pausa tratando de recordar algo.- Pero vi algunos cuadros en el castillo del Duque de Jashn. Hay un pueblo justo en la ladera de la montaña del este.

Un pueblo salido de un cuadro.– Repitió él con lentitud.- ¿Y tienes que ir ahí? Creí que un mago te había enviado a una misión, o algo así.– Acabó la frase frunciendo el ceño con suspicacia.

¡No es eso!¡Por supuesto que me envió un mago!.– Protestó ofendida por sus dudas.- En el mapa que me quitaron tus amigos estaba marcado el camino hasta la aldea. Lo sabríais si os hubierais molestado en mirarlo desde el principio. Y quizá os habríais dado cuenta de que no me dirigía hacia la capital.

¿Mapa? ¿Te refieres al papelajo ese lleno de garabatos que guardabas en el zurrón?

¿Qué? ¡No son garabatos!.– Resopló, llena de frustración.- ¿Es que nunca has visto un mapa, o qué?

¡Por supuesto que he visto un mapa!.– Exclamó Iohan poniéndose a la defensiva.- ¡Y no se parecían en nada a eso que llevabas tú encima!

¡¡¡ARGHHHH!!!.– La niña ahogó un grito de desesperación,y apretó los puños con fuerza.- ¡Eres un cabezota! ¡Ni siquiera sabes leer!

¿Y tú sí?.– Replicó el muchacho con desdén.

Pues claro que se leer.– Se jactó Shana con orgullo.- Y escribir también. ¿Por qué piensas que el mago me eligió a mí?

Ya, claro.– Murmuró él en voz baja, aunque no lo suficiente para que dejara de escucharle.- Y mañana me dirás que también has visto un dragón.

Eres un completo idiota.– Gruñó la chiquilla dando la discusión por imposible.- Olvídalo. Ya encontraré la salida por mi cuenta.

No te enfades, mujer.- Susurró al instante el muchacho, sin rastro de ironía en la voz.- Te ayudaré. Después del lío en el que me has metido no te vas a librar de mi tan facilmente.

¿Yo? ¿Yo te he metido en un lío?.– Preguntó estupefacta.- ¡¿Pero cómo puedes tener tanto valor?! ¡Debería haber dejado que te cogieran los…!

Termina de comer, anda.– Interrumpió el chico, ignorando por completo sus protestas y señalando la pata de conejo casi intacta que aún tenía entre las manos.- Cuanto antes nos pongamos en marcha mejor. No podemos retrasarnos más. Si dormimos a la intemperie más de lo necesario acabaremos cogiendo una pulmonía.

Shana entornó los ojos suspicaz. Ciertamente parecía decidido a acompañarla, y esa era la principal razón por la que había vuelto a buscarle al campamento. Pero seguía actuando de forma extraña, y en ocasiones, aquellos repentinos cambios de actitud le hacían desconfiar de él y mantenerse en estado de alerta.

En silencio, se llevó de nuevo a la boca el escaso desayuno, mirando de reojo de tanto en cuando al pequeño delincuente mientras trataba de averiguar sus verdaderas intenciones. Le costaba creer que con aquella lealtad absurda que sentía por el grupo de ladrones, estuviera dispuesto a ayudarla sin mayor discusión. Sobre todo teniendo en cuenta que había sido ella la que le había obligado a huir y dejarles en manos de los templarios.

El joven, en cambio, no trató de disimular en absoluto el hecho de que la estaba observando. No podía hacer mucho más aparte de esperar, sin ningún equipaje que recoger, el fuego apagado, y los pocos restos que habían sobrado del conejo tendidos en la misma piedra plana donde los había dejado después de asar. Y sin nada con que recoger la carne, no podían llevársela para comerla más tarde.


Continúa leyendo en la Parte V: Hacia el camino real.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: