Parte V: Hacia el camino real

14/02/2016

Quítale los huesos.– Ordenó de pronto la chiquilla, arrancando los últimos trozos de carne que le quedaban a toda prisa.- Se me acaba de ocurrir algo.

Y desapareció entre los árboles más cercanos antes de que le diera tiempo a replicar. Cuando volvió a aparecer media hora más tarde, llevaba entre las manos un inmenso montón de hojas tremendamente grandes, de un color verde brillante que no parecía natural. Y sobre ellas, un manojo de finos tallos del mismo color, tan largos como sus dos brazos extendidos.

Ponla aquí.– Indicó con voz firme, colocando una de las enormes hojas que había recogido junto al animal despiezado.- Nos lo llevamos.

Al comprender de pronto cuáles eran sus intenciones, Iohan obedeció sin rechistar. Era una buena idea, y dado lo escasos que estaban de materiales y formas de conseguir más comida, lo poco que pudieran guardar les serviría para mantenerse con vida unas horas más. Ahora solo les faltaba encontrar agua.

Con destreza, la niña empaquetó la carne y la ató tan fuerte como pudo con uno de los tallos que había encontrado en la espesura. Con el resto se trenzó un cinturón y, al cabo de un rato, mostraba con una sonrisa orgullosa el pequeño zurrón que se había preparado con la única ayuda de un poco de follaje. No era gran cosa, pero servía a su propósito.

¿Hacia dónde?.– Preguntó tras atarse a la cintura la improvisada bolsa, y puso los brazos en jarras con impaciencia. Parecía dispuesta a partir en cuanto le diera una respuesta.

El muchacho apuntó con el brazo hacia el norte, no muy convencido. Podría haber señalado en cualquier cualquier otra dirección, en realidad. No tenía la menor idea de donde se encontraban. Pero dada la densidad de la vegetación que rodeaba el angosto claro, daba la impresión de que se habían adentrado en el bosque algunos kilómetros más de lo que recordaba.

Sin embargo, se resistía a creer que su magia pudiera haberles transportado tanta distancia a través de la frondosa pared de árboles y arbustos que tapizaba la zona. Estaba seguro de que solo era el bosque de Jeyde, tan parecido en todos sus costados que lograba confundir a cualquiera. Y el último campamento lo montaron a apenas un día de viaje del camino real. No podían estar muy lejos.

Pues vamos.– Insistió Shana con una nota de urgencia en la voz, y se acercó a él con la mano tendida.

Iohan volvió a la realidad sobresaltado por encontrarla tan cerca. Sin pensarlo demasiado, le cogió el brazo con firmeza y se impulsó para ponerse en pie. Aquella reacción pareció sorprender un poco a la niña, que por alguna razón esperaba que el chico la ignorara y se levantara por sí mismo. Después de todo, es lo que habría hecho ella.

Por suerte, el muchacho no compartía su actitud desconfiada, y la obsequió con una tímida sonrisa antes de encarar al norte y echar a andar a su lado. Sin embargo parecía pensativo, y por primera vez desde que le había conocido parecía no encontrar la forma de iniciar una conversación. No habían pasado ni dos minutos cuando aceleró el paso y cogió la delantera, incómodo.

Llevaban ya varias horas caminando sin descanso, el chiquillo manteniéndose siempre al frente no importaba cuanto intentase Shana alcanzarle. Completamente ausente, el pequeño delincuente giraba, retrocedía y se internaba aún más en la espesura, con la niña pisándole los talones en silencio, temerosa de interrumpirle y hacerle perder la concentración. Había perdido ya la cuenta de cuantas veces habían cambiado de dirección cuando le pareció reconocer algo entre la hierba.


Continúa leyendo en la Parte VI: En la buena dirección.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: