Parte III: Caminos separados

27/04/2016

Iohan.– Respondió él rápidamente. Parecía hipnotizado por la visión de la elfa.

Iohan.– Repitió ella.- Te agradezco el valor que has tenido al acompañar a Shana hasta aquí. Has sido de gran ayuda. Pero no sería correcto por mi parte dejar que te hagas ilusiones.– Susurró poniéndole la mano en el hombro con ternura.- El camino a partir de aquí ha de recorrerlo sola.

Pero… Pero…– Aquellas palabras tuvieron justo el efecto contrario del que la sosegada hechicera pretendía, y el muchacho se separó de ella con repentina lucidez. Negó enérgicamente con la cabeza y frunció el ceño, molesto.- No. Prometí que la acompañaría hasta las montañas.– Se cruzó de brazos con obstinación.- Y eso es lo que voy a hacer.

La sonrisa triste de la elfa se ensanchó sutilmente, y la niña pudo ver cómo en su níveo rostro tomaba forma un tenue gesto de comprensión. Sin embargo, y a pesar de lo que pudiera estar pensando, no parecía estar dispuesta a ceder ante su petición.

Lo siento.– Se disculpó una vez más, abatida.- Pero me temo que eso va a ser imposible. Os dejaré tiempo para despediros, pero luego tendrás que marcharte.– Miró brevemente a Shana antes de continuar.- Estaré esperando al final del camino, al otro lado del pueblo.

De nuevo se puso en marcha sin esperar respuesta  alguna por parte de los muchachos. Se alejó de ellos con paso firme, sin mirar atrás, con las riendas de su robusta mula sujetas en una mano y las delicadas sandalias de cuerda colgando entre los dedos de la otra.

Siento que no hayas podido cobrar tu recompensa.– Suspiró la chiquilla mientras observaba cómo la elfa desaparecía entre la multitud.

No es por eso.– Refunfuñó el joven ladronzuelo.- Te dije que te acompañaría y voy a hacerlo. No pienso dejarte sola.

No seas tonto.– Replicó ella incómoda, frotándose los brazos con energía.- Me has traído hasta aquí, ¿No? Es más de lo que habría hecho cualquiera.

Y yo estaría en las mazmorras del templo de no ser por tí.– Insistió.- Es lo mínimo que podía hacer. Así que deja de discutir y vámonos de una vez.

La niña se encogió de hombros con desesperación, y resopló disgustada. No se le ocurría ningun argumento que pudiese hacer cambiar de opinión al testarudo muchacho y, pensándolo mejor, no estaba segura de querer que lo hiciera.

Pensativa aún, comenzó a caminar al lado de su amigo sin prestar demasiada atención a lo que le decía. Le preocupaba mucho más la reacción de la hechicera si, por pura cabezonería, se le ocurría negarse a seguirla de no permitir a su amigo ir con ella.

Aunque por otra parte, la curiosidad la estaba matando. Si lo que le había contado el mago era cierto, aquella elfa podía enseñarle tantas cosas sobre su historia como páginas tenían los libros de sus antepasados. Y esos libros ya no existían, lo que convertía a la hechicera en su única oportunidad para comprender el don que se escondía tras sus ojos.

Se mordió el labio inferior con desasosiego, pero prefirió no decir nada. Había llegado a tomarle aprecio al muchacho, lo suficiente como para no querer dejarle en la estacada sabiendo que no tenía ningún otro sitio a dónde ir. Estaba deseando aprender más sobre la herencia de su familia, pero no quería volver a quedarse sola por su causa.

Cuando alcanzaron a la hechicera en el otro extremo de la pequeña aldea, la descubrieron de pie tras una de las granjas de la zona, en esta ocasión con las sandalias puestas y peinando con los dedos el brillante pelaje cobrizo de su mula de carga. No tardó en notar su presencia, y dejó de atender al animal para volverse hacia ellos con un movimiento grácil.


Continúa leyendo en la Parte IV: Ladera arriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: