Elfos

21/03/2013

Son criaturas gráciles y esbeltas, de rasgos afilados y voces armoniosas. Existen varios tipos de elfos en las Tierras de Erin, ligados a los diferentes elementos que soportan las realidades. Muy pocos deciden mezclarse con los humanos, y las colonias más grandes se encuentran en una pequeña isla envuelta por la niebla que vaga a la deriva en el océano de Mheerán.

Anuncios

Son una raza orgullosa y territorial, que vive en comunión con los bosques y los seres que habitan en ellos. Cazan lo justo para comer, y el bosque se lo paga ocultando sus poblados y protegiendo al clan de los intrusos. Sus sentidos del oído y la vista están más desarrollados que los del resto de los elfos, lo que les convierte en grandes exploradores y guerreros temibles. Es común verlos armados con arcos largo y compuestos, aunque también dominan el manejo de espadas y lanzas.

Los elfos silvanos son más altos y fornidos que los elfos de otros clanes. Tienen una gran destreza para labores artesanales, y su naturaleza hace que se muevan agilmente y con gran seguridad cuando se encuentran en bosques y regiones salvajes. Tienen la piel clara y los ojos ambarinos, los cabellos rubios o castaños, y las orejas ligeramente más puntiagudas que sus hermanos.

Es la raza de elfos más común de Erin, y por lo tanto la que más extendida se encuentra. La mayoría de los elfos que se ven fuera de su misteriosa isla suelen ser de esta raza.

Tienen la piel pálida, con tintes azulados que aumentan el efecto de los rayos de la luna sobre ellos. Acostumbran a tener el cabello muy rubio o plateado, y los ojos claros, generalmente azules o con un leve matiz verdoso. Son bastante más ágiles que la mayoría de sus hermanos, y son capaces de ver en la oscuridad como si estuvieran a plena luz del día.

A todos los efectos son una raza bastante pacífica, y para evitar conflictos suelen elegir vivir en valles escondidos, apartados del resto de pueblos.

Al igual que el resto de los elfos, los drows tienen las orejas puntiagudas y sus rasgos son finos y delicados. Sin embargo, su piel es negra como el carbón, y su cabello blanco y lacio. Son algo más altos que el humano medio, pero no tanto como los elfos silvanos. Son de constitución fuerte, aunque generalmente delgados, y poseen una facilidad natural para la hechicería.

Extremadamente ágiles y dotados para la lucha, viven bajo tierra en una serie de cavernas en las que construyen sus ciudades. Sus ojos han llegado a acostumbrarse a la continua oscuridad, y se han adaptado para sobrevivir en esas condiciones. Tienen visión nocturna, y gran sensibilidad a la luz del día, aunque pueden verse expuestos a iluminaciones débiles sin peligro de dañarse la vista.

Es la raza de elfos más belicosa de todas.

Elfos acuáticos

19/03/2013

Sus puntiagudas orejas suelen tener formas membranosas, y sus rasgos tienen un ligero aire anfibio. La mayoría de los aldeanos los confunde con sirénidos, por lo que muy pocas veces se habla de ellos en los continentes humanos. Sin embargo, al contrario que estos, los elfos marinos tienen piernas, por lo que pueden vivir fuera del agua si tienen la necesidad.

Su piel y cabellos son de color azul verdoso, y en sus manos y pies tienen membranas que les ayudan a moverse por el agua con mayor agilidad. Tienen unas finas branquias a los lados del cuello, así como pulmones que pueden utilizar a voluntad. Esto les permite vivir tanto sumergidos como en la superficie terrestre, pero dada su afinidad con el elemento líquido, la mayoría construye sus hogares en el lecho marino.