Humanos

19/03/2013

Los humanos son los únicos seres de Erin que están en todas partes. Versátiles, orgullosos y decididos a dejar su huella allá donde pisan, han colonizado casi todo el planeta a excepción de una pequeña isla envuelta en la niebla que nadie logra encontrar. Han hecho del mundo su hábitat, y puesto nombre al tiempo, a la tierra y al mar.

Su gran versatilidad les ha permitido dedicarse a infinidad de cosas, y trabajar en casi cualquier ámbito. Sin embargo, hay humanos que destacan especialmente, ya sea por habilidad o nacimiento.

Anuncios

Guerreros

19/03/2013

Hombres y mujeres fornidos forjados en el arte de la lucha.

De cualquier ciudad, aldea o montaña, luchadores por necesidad, entrenados desde niños o con una habilidad especial para meterse en problemas, los guerreros han dado su vida al ejercicio de las armas. Son temibles adversarios en la batalla cuerpo a cuerpo o a distancia, por lo que muchos entran en ejércitos, al servicio de algún rico señor o se venden como mercenarios al mejor postor.

Son humanos consagrados a la servidumbre, ya sea en el culto al cosmos o al caos.

Los recogen desde niños en las calles o bien convencen a familias pobres para que los entreguen a la iglesia a cambio de algo de dinero y un futuro mejor para su hijo. Los mantienen como aprendices hasta los dieciséis años, durante los cuales sus maestros les instruyen en historia, política y magia. Los mejor dotados son entrenados en las artes curativas o destructivas, según las necesidades de la órden religiosa a la que sirva.

Algunos son hechiceros o incluso magos.

Hechiceros

19/03/2013

Son humanos con facilidad para leer el lenguaje arcano, que estudian durante años para lograr convertirse en verdaderos titiriteros de las artes elementales. Utilizan bastones y báculos de maderas sagradas para potenciar sus hechizos y conjuros, y sus poderes pueden llegar a rivalizar con los de un verdadero mago.

Son más comunes que los magos o las brujas, pero también menos poderosos y versátiles que cualquiera de ellos. Mientras que un mago nace con un poder innato, los hechiceros tienen que esforzarse día tras día para superar a sus compañeros y llegar al límite de su capacidad.

 

Magos y Brujas

18/03/2013

Aunque a primera vista no parece haber ninguna diferencia entre ellos, no podrían ser más distintos entre si. Su don se transmite de padre a hijo, o de madre a hija respectivamente. Nacen con una habilidad única e irrepetible que les marca como poseedores del Don, y son capaces de conjurar a las fuerzas elementales sin ayuda de un objeto mágico.

Al principio de los tiempos, tanto magos como brujas convivían en armonía, pero cada vez más a menudo, los descendientes de las parejas mestizas nacían sin el don o morían a las pocas semanas de vida. Temiendo por la continuidad de su estirpe, ambas clases mágicas se separaron para siempre, y aún hoy se culpan mutuamente del porcentaje de niños, cada vez menor, que nacen con el don.

Sin embargo, de aquellos descendientes que lograron sobrevivir, aun sin magia, se sabe que conservaron el don ligado a su sangre, pues todavía hoy nacen niños por todo el mundo con capacidades asombrosas.